Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 


 


                                                        
                                     
  

« Yo hago entrar espíritu

en vosotros y viviréis »

 

 

Gilles Castelnau

 


5 de noviembre 2012

Yo hago entrar espíritu en vosotros y viviréis (Ez 37,5). Esta es la promesa de renovación que Dios hizo a los judíos en la época del terrible exilio en Babilonia (siglo VI a.C). Y sus « huesos secos », símbolo de la muerte interior, volverían a la vida gracias a esa palabra. Soplo divino, dinamismo creador, aliento vital, que llena de coraje los pulmones y de armonía y permite resistir las fuerzas destructoras de la existencia. El Soplo de Dios « se movía sobre la faz de las aguas » mientras que « la tierra estaba desordenada y vacía ».

Los evangelistas muestran a Jesús animado por ese Espíritu y mostrando su poder de renovación sin tener en cuenta las distinciones de pureza ritual o ética. Hace suya la promesa de Isaías : « El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos » (Lc 4,18)

El libro de Los Hechos insiste sobre ese poder de renovación del Espíritu divino. Lo sitúan en el día de celebración de la fiesta judía de Pentecostés cuando se conmemoraba el don de la Ley de Dios a Moisés. Ya no se trata de la inmutabilidad de las tablas de piedra donde se encuentra grabada la voluntad de Dios, sino que ésta se encuentra en los corazones de los creyentes quienes deben a su vez intentar descifrarla : « Estad firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud » , escribía el apóstol Pablo. (Ga 5,1) El evangelista Juan subraya que el Soplo del Espíritu es el mismo que animaba a Jesús y que se recibe a través de la comunión directa con él.
« Y al decir esto, sopló y les dijo : Recibid el Epíritu Santo » (Jn 20,22) Situando esa escena en la noche de Pascua, Juan coloca al santo Espíritu en correlación con la resurección de Cristo. símbolo central, prototipo de todas las acciones de renovación realizadas por el Dios creador a lo largo de la historia.

Traducción Julian Mellado

 

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.