Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 


 


                                                        
                                     
  

  Martin Lutero

(1483-1546)

 

Julian Mellado

pastor protestante en Madrid
                                                   

 
                                                          
                                                 

31 de octubre de 2012

 
Era la mañana del 31 de octubre de 1517, cuando un fraile se acercó a la iglesia de Wittemberg para clavar en sus puertas 95 tesis de reflexion teológica. Era la costumbre de la época anunciar de esta manera las propuestas a debatir o simplemente para anunciar algún acontecimiento. El fraile Martin Lutero sólo pretendía provocar un debate entre eruditos. Nunca pensó que aquel pequeño fuego iba a incendiar toda la cristiandad, hasta conmover los poderes religiosos y políticos de su siglo.
Porque en esas sencillas tesis, Lutero había desafiado todo un sistema de opresión sobre las consciencias tal y como venía practicando la omnipotente Iglesia Católica medieval. Ese día, empezó lo que se ha llamado La Reforma.
Pero ¿quién fue Lutero?
Ha sido amado y odiado por igual. Para unos era el profeta de Dios quien liberó al cristianismo. Para otros era un demonio que acabó destrozando la unidad del pueblo de Dios. Se le ha visto como aquel que devolvió a los cristianos las fuentes de su fe. Otros piensan de él que es el gran artífice de todos los males que han surgido en la sociedad occidental.
En realidad, Lutero no fue ni ángel, ni demonio. Era simplemente un hombre de su tiempo.
Cuando leemos sus escritos, nos damos cuenta que era apasionado, sincero, atrevido, grosero, testarudo, valiente......
Pero lo que ocurrió aquel 31 de octubre de hace 495 años fue algo más profundo que una lucha teológica. A partir de entonces surgió la idea de la libertad de conciencia. El hombre es responsable ante él mismo y de Dios, de lo que cree. En la famosa Dieta de Worms, frente al Emperador y los representantes de Roma, el fraile agustino proclamó unas palabras, que se han convertido en el manifiesto de la libertad cristiana:
 A menos que se me convenza por testimonio de la Escritura o por razones evidentes - puesto que no creo en el papa ni en concilios sólo, ya que está claro que se han equivocado con frecuencia y se han contradicho entre ellos mismos -, estoy encadenado por los textos de la Escritura que he citado y mi conciencia es cautiva de la palabra de Dios. No puedo ni quiero retractarme en nada, porque no es seguro ni honesto actuar contra la propia conciencia. Que Dios me ayude. Amén.

Apelar a la Escritura, a la razón y a la propia conciencia por encima de la autoridad religiosa establecida era en aquella época una temeridad, una herejía y poner en riesgo la propia vida. Nunca Lutero fue más grande que en ese momento. No siempre vivió a la altura de ese ideal. Sabemos que cometió graves errores a lo largo de su vida. Los protestantes no debemos ignorar esa parte oscura.
Tradujo la Biblia al alemán para que el pueblo pudiera leerla , lo que llevó a la alfabetización de las clases populares. El campesino, la ama de casa, los niños, los artesanos, todos debían aprender a leer para poder fundamentar su fe en la palabra de Dios. Se establecía el principio de libre examen, aunque Lutero no siempre lo reconoció para sus adversarios teológicos. En el fondo siempre permaneció siendo un hombre medieval.
Lo que inició le superó. Nunca pretendió romper con la Iglesia Católica. Sólo pretendía aportar un debate para ayudar a reformarla. Pero frente a él se encontraban otros hombres de talante medieval, incapaces de dialogar. La jerarquía sólo aceptaba la sumisión, no la discusión. Como doctor en teología que era, Lutero tuvo acceso a las Escrituras en sus lenguas originales, lo que le llevó a vivir una experiencia de <<conversión>> que le liberó de los temores que arrastraba desde su infancia. Encontró al Dios de toda Gracia. Había vivido en el terror, por las amenazas constantes de las condenación. Ahora comprendía que Dios es amor, y que el camino de la relación con él era la simple confianza de ser aceptado sin merecimientos algunos. Eso no quita que se enredó en especulaciones heredadas de las grandes controversias.
Su desafío iba de más en más en una escalada que no siempre estuvo bajo su control. Pero la suerte estaba echada. La cristiandad europea ya nunca sería la misma. Y hubo ruptura. Dolorosa, violenta y sin sentido entre los partidarios de ambos bandos.
Casi cinco siglos después católicos y protestantes andamos juntos, sin anatemas, ni odios. Hemos comprendido que los cristianos no hemos estado siempre a la altura de Cristo. Hemos aprendido con el tiempo a respetarnos, a comprendernos, a amarnos y a buscar en el Evangelio lo que nos une. En Jesús cabemos todos.
En este día, quisiera resaltar la figura de Lutero, pero no por sus ideas, (que no todos los protestantes compartimos) sino como emancipador de la conciencia. Porque sigue teniendo razón el reformador cuando dijo: No es seguro ni honesto actuar contra la propia conciencia.



                                                                                                                       

 


 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.