Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 




 

¿Porqué hablar todavía

de Jesucristo?

 

 

Raphaël Picon


Évangile et Liberté
agosto-septiembre 2012

 

 

 

8 de septiembre de 2012

¿Porqué hablar todavía de Jesucristo veinte siglos después?
Porque es la más espectacular encarnación que haya del sueño que Dios tiene para el mundo: una humanidad libre, liberada de todas las formas de opresión. Por sus hechos y sus palabras, Jesús irradia la presencia de ese Dios que rompe los mortíferos equilibrios y deshace las fatalidades. La proclamación de su predicación nos sacude todavía y libera en cada uno de nosotros una energía creadora que hace de nosotros unos apasionados de la libertad. Por supuesto, han sido numerosos, desde Jesús de Nazaret, los testigos de ese Dios de la dignidad que nos impide doblar el espinazo y que nos quiere en pie y caminando. Por supuesto, han sido numerosos los predicadores de ese Dios de la vida que nos permite creer en el valor infinito del ser humano. Testigos, lo somos nosotros también, de una manera a menudo secreta e invisible, cada vez que a través nuestro el Evangelio se hace verdad. Pero en esa nube de testigos (Hebreos 12,1) que ilustra la historia del cristianismo, Jesucristo resulta ser la referencia imposible de sobrepasar. Es precisamente eso lo que afirmamos todavía cuando decimos de él que es Dios.

Lo es, no por el hecho de un pretendido nacimiento milagroso, o porque sería beneficiario de una esencia o substancia considerada divina (¿quién se sigue expresando así?). Es Dios porque Dios se encarna en él de una manera grandiosa. Todo, lo que hay en Cristo, enseña a Dios. Revela de una manera notable, que Dios no es la propiedad de nadie, ni siquiera del mismo Jesús. La acción de Dios sobrepasa el cristianismo y también a todas las iglesias. Dios es esa savia liberadora que irriga todas las religiones, las filosofías y las sabidurías del mundo. Si todavía hablamos de Jesucristo, es debido a que para nosotros, los cristianos, sigue siendo el más bello nombre que desvela la acción transformadora y creadora de Dios en el mundo, más allá incluso del mismo Jesús.

 

Traducción : Julian Mellado

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.