Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 


 

 

Dios, el sol y nosotros

 

 

Julian Mellado

 

 

25 de mayo de 2012

Hubo un tiempo en que se creía que el Sol era un ser divino. Muchas culturas así lo pensaban y le dedicaron un verdadero culto. Construyeron templos y elaboraron incluso diversas teologías. Aunque parezca absurdo, mucho de lo que decían y hacían eran fruto de la observación y del sentido común. No hay más que leer el himno a Aton (el disco solar) escrito por el faraón Akhenatón. Está lleno de sensibilidad, y de una profunda espiritualidad.

Los antiguos entendían de esa manera a ese "ser" que se escondía cada noche y reaparecía cada nuevo amanecer para llenarles de luz, y vida. Nosotros podríamos pensar que todo esto es idolatría y una necedad, debido a la ignorancia de aquellos pueblos. Y así lo pensaban los antiguos Hebreos. En el libro de Génesis, tenemos un relato donde el Sol no es más que un astro creado, digamos que es "una cosa". No es un ser divino. No hay que rendirle culto. Forma parte de la creación de Dios. ( Gen. 1,14-19) Se produce una verdadera desacralización, ya que no es creado hasta el cuarto día. Osea que no ocupa un lugar central en el relato. No es divino. A partir de ahí, a lo largo de siglos, se pensó que el Sol giraba al rededor de la Tierra ya que ésta sí ocupaba el lugar central del relato. Y también se elaboraron filosofías y teologías que respaldaban esta idea. Hasta que las cosas empezaron a complicarse. Con el desarrollo de la Astronomía, y sobretodo por la invención del telescopio, se pudo observar que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol. Esto supuso una conmoción a muchos niveles. ¿Se equivocaba la Biblia? Galileo dejó claro que la Biblia no era un libro de Ciencia. Las escrituras se ocupaban de otras cosas. Por lo tanto no había problema en aceptar los nuevos descubrimientos. El error había sido el converir la Biblia en lo que no era.

Ahora nadie tiene problemas en aceptar la teoría Heliocéntrica.

¿A dónde quiero ir?

Que la humanidad ha sufrido lo que se llama cambios de paradigmas. Un paradigma son las referencias culturales para entender la realidad. El Sol fue divino, luego se desacralizó, se convirtió en el centro del universo, más tarde se "desplazó"..... Y ahora viene la pregunta: Si ya no creemos en ese dios Atón, si no pensamos que es divino, ¿significa que no hay Sol?

Si sabemos hoy que es un astro, alrededor del cual gira la Tierra ¿significa que ese Sol no existía en la antiguedad?

Podríamos decir que no es así. El Sol sigue siendo, pero los que hemos cambiado nuestra manera de percibirlo, somos nosotros. Vivimos en otro paradigma.

¿Y Dios qué tiene que ver con todo esto?

Pues que partiendo de esa analogía quizás nos pase algo parecido con la idea de Dios y habría que pensarla de otra manera, más de acorde a nuestro paradigma cultural. Que nadie se alarme. En la Biblia misma se ven esos cambios.

Incluso cuando se decía que Dios estaba en el "cielo" se creía de una manera bastante literal. Dios estaba, digamos, "ubicado". Pero Pablo nos dice otra cosa. " En Dios vivimos, nos movemos y existimos" ( Hch 17,28). En este caso son los hombres los que están "ubicados" en Dios. No vamos a él, ya estamos en él.

Los autores bíblicos no describieron a Dios, sino que relataron sus experiencias con él, utilizando lo que tenían a mano. Sus referencias liguísticas y culturales. Deberíamos aprender a discernir esa Experiencia fundante, que desvela lo que permanece a lo largo del tiempo, y que fue expresada en esos lenguajes antiguos. Nuestra tarea consiste pues en traducirla a nuestro contexto.

Se trata de dar cuenta de ese Misterio que nos habita, de esa Presencia enigmática que vivifica, de esa Voz que interpela al ser humano y le llena de vida, de amor y esperanza. A veces los ateos atacan imágenes de Dios que resultan inverosímiles para los tiempos de hoy. Y hay creyentes que defienden esas imágenes como sagradas, e intocables, dándoles argumentos para sus ateismos. Pero Pablo mismo, nos mostró el camino a seguir. Debemos actualizar, reinterpretar e incluso volver a decir, esa experiencia fundante, para que tenga sentido al hombre y a la mujer de hoy. Al menos en nuestro contexto occidental.

Por lo tanto, si una imagen de Dios queda obsoleta significa ¿que no hay Dios? O más bien, ¿que deberíamos repensar nuestras representaciones y nuestro discurso?

Quizás no todos hablaremos de la misma manera. Es imposible encerrar lo divino en un único discurso humano. Pero al menos podemos identificarlo con algo o con alguien que nos sirva de referencia. Y los cristianos creemos que también tenemos "un telescopio" que nos ayuda a mejorar nuestra visión. Y ése "instrumento" es Jesús de Nazaret.

Porque sea cual sea la representación que nos hagamos de Dios, él nos ha enseñado que debemos identificarlo con la Bondad. "¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino solamente Dios" (Mr 10, 18)

Quizás no tengamos "un saber" sobre Dios, pero podemos "vivirlo". Porque la Bondad no es una cosa que flota en el aire y de la cual nos apropiamos o especulamos sobre su esencia.

Bondad, es tener una actitud compasiva. Como dijo Jose Antonio Marina, "Dios es Acción compasiva". Así que el que ama al hermano, al otro, al diferente, experimenta lo divino. Y si hacemos del Dios-Bondad nuestro centro existencial, podemos estar seguro que siempre será nuestro contemporáneo, aunque cambien los paradigmas.

 

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.