Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 


 

 

Amar al enemigo

 

Aimer son ennemi

 

John S. Oyer y Robert S. Kreider

 

del libro « Miroir des martyrs »

 

22 de mayo de 2012

Ninguna historia de mártires anabautistas cautivó tanto la imaginación como la de Dirk Willem. Todavía hoy, los amish y los menonitas se la cuentan a sus hijos. Y los habitantes actuales de Asperen (Holanda), pueblo natal de Willem, pueden proporcionar muchos detalles de su arresto y de su muerte. (1569) [...]

En los últimos años de la dominación española de las Provincias Unidas, que se concretizó en la dureza del duque de Alba, Dirk fue arrestado, juzgado y declarado culpable de anabautismo. Se pudo escapar de un palacio residencial convertido en prisión, deslizándose por una ventana con la ayuda de una cuerda hecha de arrapos anudados , acabando en el foso del castillo.

Un guardia del palacio, viéndo que huía decidió perseguirle. Dirk pasó sano y salvo sobre la fina capa de hielo de un estanque, el Hondegat. Las escasas raciones alimentarias de la prisión habían reducido considerablemente su peso. Pero el hielo cedió bajo su perseguidor, notablemente más pesado.

Cuando oyó al guardia gritar pidiendo ayuda, Dirk volvió sobre sus pasos y le salvó. El guardia, en una muestra de ingratitud, arrestó a Dirk y lo llevó de nuevo a prisión.

Esta vez, las autoridades lo confinaron en un calabozo más seguro, un pequeño habitáculo provisto de firmes barrotes, situado en la cúspide del campanario, justo encima de donde se encontraba la campana, atándole probablemente a los corderos de madera que todavía hoy se pueden contemplar. Al poco tiempo, le llevaron a la hoguera...

En la actualidad, algunos habitantes de Asperen, de los cuales ninguno es menonita, consideran a Dirk como un héroe popular. Un cristiano tan lleno de compasión que tomó el riesgo de ser capturado de nuevo, salvando la vida de su perseguidor que estaba ahogándose en el estanque helado. Este gesto bien merece el recuerdo y el respeto.

Hace unos años, Asperen le honró poniendo su nombre a una calle.

Traducción Julian Mellado

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.