Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 


 

Una hora de Gracia

 

Raphaël Picon

 

publicado en Évangile et Liberté mayo de 2012  

 

 

10 de mayo de 2012

Recuerdo a ese pastor japonés responsable de la comunidad de Kamakura a 45 minutos al este de Tokyo. Cada mes iba al otro lado de la capital para visitar a una señora casi centenaria. En una ocasión hicimos el trayecto juntos: un itinerario complicado como sólo el enredo de las líneas de metro de la ciudad permiten. Tardamos casi dos horas en llegar. Le esperé fuera mientras realizaba su visita, que duró apenas una hora, y después volvimos a Kamakura; Cayó la noche en la ciudad balneario.

Durante el camino me confesó que esa dama, una antigua feligresa, había perdido mucho con el paso de los años. Casi nadie la conocía y ella misma ya no se acordaba de nada, ni siquiera quién era mi amigo. Pero esto no parecía molestarle. El seguía con sus visitas, como siempre lo había hecho. Era insensato, era maravilloso, era el Evangelio. Raramente he recibido un testimonio tan bello de lo que llamamos la gracia; esa palabra tan trillada del léxico protestante que acaba por no decir nada. Esas visitas tan costosas en tiempo, por de una mujer de edad tan avanzada, encerrada en el presente de esa habitación sin memoria, nos recuerda el valor inmemorial de la noción de gratuidad que reside en el corazón del Evangelio.

Lo que nombramos, aún en la Iglesia, como rentabilidad, eficacia, búsqueda de sentido, construcción de uno mismo, todo eso desaparece. En el corazón del olvido total, todo se vuelve gracia. No quedaba más que el consuelo de una presencia apacible, ofrecida por nada, para la gloria de Dios solamente. Ese pastor era el único, el último que quedaba en preocuparse por esa vieja señora. Es en esos casos que la fe en Dios se vuelve tan preciosa y muestra su nobleza, en ese desinterés que beneficia a todos los olvidados del mundo. Ya nada cuenta entonces: ni el tiempo que pasa, ni el tiempo perdido, solamente cuenta esa pequeña hora donde todo es gracia.

Traducción: Julian Mellado

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.