Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

           



El pastor evangélico Rob Bell

pone en duda el infierno

 

Le pasteur évangélique Rob Bell met en cause l´enfer

Marc Pernot

publicado en la web de la Iglesia reformada de Paris-Oratoire


       



 
 
30 de julio de 2011

Un nuevo libro escrito por Rob Bell, uno de los pastores "evangélicos" más influyente en los Estados Unidos, pone en duda la visión tradicional del paraiso, del infierno y de la condenación eterna. Esta tesis, evidentemente, ha provocado un revuelo en los medios cristianos conservadores. Lo que critica es el dogma según el cual los cristianos que hubiesen sido seleccionados pasarían la eternidad en un lugar agradable y gozoso llamado Paraiso, mientras que el resto de la humanidad serían enviados para siempre a los tormentos del Infierno sin ninguna posibilidad de poder salir de él. Muestra que sacar esa teoría de la Biblia es un error, y que ese error es profundamente tóxico.
 
Estas declaraciones no impactan a los cristianos liberales (o progresistas) que luchan desde hace siglos en contra de esa contradicción fundamental entre el Dios lleno de amor anunciado y manifestado por Jesucristo y la idea misma de que Dios enviaría a millares de no-cristianos a un lugar de sufrimientos eternos. Pero para los tradicionalistas,  poner en duda un dogma central para la iglesias conservadoras, es algo grave. El concepto que tienen de la salvación descansa fundamentalmente sobre esta cuestión, sobre el miedo de ir al infierno y la esperanza de ir al paraiso, y por lo tanto sobre la importancia de tener que pensar lo correcto y hacer todo lo que promueva la iglesia y el pastor, para ser beneficiado de la salvación en Cristo, y de esta manera estar seguro de haber sido seleccionado para el paraiso.
 
El problema radica en que este pastor pertenece a una iglesia "evangélica" y que es inevitable pasar desapercibido con los centenares de vídeos de predicaciones vendidos.  El es una especie "estrella" entre los jóvenes evangélicos, y se teme que produzca una pérdida en la transmisión de las ideas conservadoras.
En un pequeño vídeo (excelente, en inglés en su web o en youtube) se anuncia su libro donde Rob Bell pregunta: ¿Cómo es posible?
¿Jesús habría venido para salvarnos de un Dios que habría podido enviar a millares de millares de personas a los sufrimientos eternos? ¿Y la salvación sería cuestión de creer esto o aquello, o de haber sido bautizados de una cierta manera? ¿Pero  qué idea de Dios tenemos verdaderamente?
Sí, ciertamente, el amor de Dios es lo más fuerte. Estoy persuadido que Cristo nos anuncia que su amor vencerá todas las negatividades. Tomemos por ejemplo la parábola  de la Oveja Perdida, que es en mi opinión, lo central del Evangelio, al punto
que toda la Biblia debería ser leída a la luz de este mensaje, o del testimonio de Jesús:

¿Quién de vosotros, si tiene cien ovejas y se le pierde una de ellas, no deja en el campo las otras noventa y nueve y va en busca de la que se la
había perdido? Cuando la encuentra, se la pone sobre los hombros lleno de alegría y, al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos y les dice:
¡Alegraos conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido! Pues  yo os digo que, igualmente, hay más alegría en el cielo por un
pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse, (Luc 15, 4-7)

Está claro, en esta parábola que Jesús no tiene dudas en cuanto al amor de Dios, manifestado aquí en el del buen pastor, y Jesús no duda del éxito de la búsqueda que emprende. El busca "hasta que encuentra" la última de las ovejas, perdida, y " cuando la encuentra" puede al fin regocijarse. Mientras falte una sola de ellas, no habrá gozo alguno en el cielo. Sin ninguna duda, en dos ocasiones, las palabras de Jesús afirman con certeza que el amor de Dios conseguirá encontrar a cada uno...
 
Entonces, sí, mil veces sí, al gozo de vivir en el Amor de Dios, gracias a ese amor manifestado en Cristo, ese amor que nos guardará por toda la eternidad. Su juicio es amor, su justicia la que justifica a cada uno de sus hijos, y nos va haciendo cada vez más justos.
 
 
                                                                                

Traducción: Julian Mellado
 
       



Vuestros comentarios y reacciones

Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.