Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

Un desafío apasionante

 

 

Julian Mellado

 

 

 

10 de marzo de 2012

Después del Holocausto, hubo que replantear muchos asuntos de fe y pensamiento. Esto es lo que han intentado hacer pensadores y teólogos. De pronto se dieron cuenta que había que traducir a nuestro lenguaje y a nuestro tiempo aquello que marcó la fe de antaño. Por ejemplo. En el mundo antiguo se creía que el universo eran tres pisos. En el cielo, donde habitaban los dioses o Dios; la tierra, el lugar de los hombres; Y bajo tierra, el lugar de los muertos. Pero con nuestro conocimiento del universo, no es posible mantener esa cosmovisión de la antiguedad. Puedes hablar del "cielo" como metáfora, en todo caso. Y así sucesivamente. La tarea era difícil, pero urgente. Sino la fe se quedaría obsoleta y no diría nada al hombre moderno. Es un desafío apasionante. Y lo que llama la atención es cómo Jesús brilla por sí mismo, no importa el paradigma cultural que uno esté. Siempre es el referente, el criterio central de toda experiencia de fe. Desde esta perspectiva Dios se convierte en misterio. No sabemos qué es. (como si fuera un objeto cualquiera de estudios) Lo podemos identificar a esa fuerza que nos habita, a esa profundidad de Vida que experimentamos. Quizás la palabra que lo resume es la de :presencia, pero sin intentar definirlo.

La oración, se vuelve una meditación, un entrar en la profundidad del Vivir. Una reorientación del propio espíritu según los valores de Jesús. Todo ello nos lleva a identificar lo divino con la Compasión, el Amor, la Justicia, la Liberad y la Verdad. Y no podemos olvidar que en todo ser humano se encuentra ese misterio, esa Vida, esa fuerza. Pero Jesús nos enseña a vivirla en plenitud, en una vida entregada a los demás. A nosotros nos corresponde hacer visible esa Presencia.
Quizás podamos presentar "la salvación" de esa manera , como la plenitud del ser humano. Podríamos decir que es encarnar en nuestras vidas el amor como lo hizo Jesús de Nazaret. Claro está que uno es libre para rechazar esa llamada que brota del interior.
¿ Es que nuestros dogmas y nuestras doctrinas explican realmente a Dios y al hombre? El Amor es universal, y atraviesa toda vida humana. Aunque no todo el mundo responde al ello de la misma manera. Existen también los fugitivos del amor. Debemos confiar en la compasión. Es más, es impresionante pensar que cuando los hombres nos tratamos con amor verdadero, solidario, "lo divino acontece entre nosotros". Por eso el evangelio es liberador. Nos lleva a la Vida verdadera.

Una iglesia debería ser por lo tanto un lugar de encuentro, de compartir, con libertad. Un lugar donde discernir la Voz de Jesús. Un lugar de compasión, solidaridad y búsqueda de lo verdadero. Además un lugar de auténtica amistad, de lealtad, de fiabilidad. Un signo de que otra humanidad es posible. Quizás lo que necesitamos es una fe cada vez más sencilla, que se abra al asombro de la Vida. Una confianza que es consciente del Silencio interior que nos llama al amor , de ese Abba que nos interpela. Tratemos pues de vivir esa gratuidad que da la compasión.

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.