Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 


 

  EL MILAGRO SPINOZA

 

 

Julián Mellado


 

19 junio 2019

Mi encuentro con Baruch Spinoza (1632-1677) fue más bien casual. Estaba leyendo al filósofo francés André Comte-Sponville cuando me tropecé con varias citas de Spinoza.
Eran breves reflexiones que lo menos que puedo decir, es que me impactaron de una manera profunda. Gracias a ese "descubrimiento" me dediqué a buscar más cosas sobre este pensador. Lo que me encontré fue inesperado. Aparte de los prejuicios que ya conocía en su contra me encontré frente a un autor inmenso, difícil de aprehender en su totalidad, siempre desafiante. Tratar de leer su obra cumbre Ética pero era algo prácticamente inalcanzable. Spinoza no escribió para el pueblo sencillo sino para otros filósofos. (de su tiempo)
Ardua tarea tratar de desentrañar lo que de alguna manera intuía lo que podría decir el libro. Así que debía de tratar de comprender , no de forma directa, sino más bien de una manera mediada por los grandes especialistas de su obra.Y la fascinación fue aumentando.
Un día, hace unos años, entrando en una librería de Bruselas, encontré que su Ética había sido reescrita de una manera accesible en un lenguaje actual por Bruno Giuliani, un spinozista acreditado. Al fin tenía un acceso directo a lo escrito por el pensador y me quedé aún más asombrado. Rápidamente uno se da cuenta que los prejuicios sobre él se basan en una lectura sesgada de sus textos. ¿Pero qué es lo que tanto fascina de este hombre?

Baruch Spinoza es considerado como el más grande filósofo de todos los tiempos. El pensador de la alegría, de la inmanencia y de la Vida con mayúsculas.
En menos de 20 años desarrolló un pensamiento prodigioso. Decían los filósofos franceses que todo pensador tiene su propia filosofía y la de Spinoza.O como me decía un amigo, profesor de filosofía " siempre leo a Spinoza, aunque no esté de acuerdo con él, pues nadie me hace pensar como él".
Se puede ser por lo tanto spinozista, es decir, adherirse al pensamiento del filósofo, o se poder ser spinozante osea filosofar o pensar a la manera de Spinoza sin tener necesariamente que sostener sus conclusiones.
Ahora bien, pensemos por un momento en este hombre.
Con 23 años fue excomulgado de la Sinagoga de Amsterdan, todavía se conserva el documento de una violencia verbal impresionante. Murió joven con 45 años, practicando su filosofía de la felicidad hasta el último momento. Su pensamiento constituyó una revolución en el campo político, religioso, antropológico, psicológico y moral. Se adelantó a los descubrimientos de las neurociencias prefigurando lo que realmente son las emociones o sentimientos en relación al cerebro. Por ello el prestigioso neurocientífico Antonio Damaso rindió homnaje al filósofo escribiendo el libro EN BUSCA DE SPINOZA.
¿Cómo pudo un hombre del siglo XVII adelantarse tanto en una área tan compleja?
Spinoza escribió sobre Dios, el alma-cuerpo, la epistemología, las causas de la "evolución", sobre las relaciones entre los hombres, es decir la política, sobre religión, fue el primer autor que desarrolló una cienciacrítica-histórica de la Biblia.......
Maldecido por todas las iglesias, mantuvo no obstante, sin ser cristiano, una admiración absoluta por Cristo. ¿Por qué?

Spinoza se parece a la antigua Roma, todos los caminos filosóficos acaban en él. Según iba descubriendo su pensamiento (poco a poco) veía la necesidad de transmitir algo del gran filósofo. Pero no me atrevía. Se necesitaba una cierta maestría en el lenguaje filosófico que carezco. Y entonces ¡la sorpresa!
Frédéric Lenoir, un filósofo  impactado por su descubrimiento de Baruch Spinoza, decidió escribir un libro para presentarlo al público. Otra vez lo encontré en francés con el título Le miracle Spinoza. Lenoir considera que el milagro consiste en que haya surgido un hombre así, no solamente por la dimensión de lo que dice sino por la manera en cómo vive. Hasta el luterano Colerus, antagonista de sus ideas, admiró profundamente al hombre y escribió una biografía sobre él, entrevistando a sus amigos, acercándose a un espacio vital. 
Bueno, quedé frustrado cuando comprendí que los lectores españoles, a menos que leyeran en francés, no tendrían acceso a este libro que da a conocer a Spinoza.
Y entonces surgió la segunda sorpresa: este año el libro ha sido traducido al español con el título EL MILAGRO SPINOZA.
Es un libro bien escrito, comprensible, fascinante, done Frédéric Lenoir deja entrever lo que significó descubrir al gran pensador y convertirlo en un amigo entrañable.
Recorre los principales acontecimientos de su vida y trata de explicar esas ideas tan revolucionarias. Tiene un capítulo dedicado a Spinoza y Cristo, además de tratar su idea de Dios y la Realidad, su papel como precursor de Las Luces, su relación con el judaísmo, ética y otros temas. Lenoir acierta en resaltar su filosofía de la Felicidad, donde Spinoza desvela sus ideas antropológicas y psicológicas que están de acuerdo con las de la Psicología profunda actual. Aún así el libro no deja de ser un esbozo.
Pero hay más, y esto es algo a favor del propio Frédéric Lenoir. Al final del libro incluye su correspondencia con unos de los más grandes conocedores del Pensador, Robert Misrahi. Esta correspondencia muestra las discrepancias a la hora de entender la ontología (Dios) de Baruch Spinoza. Es un ejercicio de honestidad intelectual impresionante. No conozco a muchos que después de escribir un libro, incluya al final una discrepancia de la máxima autoridad sobre dicho tema. Si alguien quiere aprender cómo se discrepa, tendrá ahí el ejemplo a seguir. El buen sabor que queda al final es debido al afecto y respeto de ambos escritores y el amor personal por el amigo en común: Baruch Spinoza.

Recomiendo con entusiasmo este libro. El lector podrá hacerse una idea aproximada de este filósofo que nos legó una herencia inestimable.
EL MILAGRO SPINOZA, Frédéric Lenoir. Ariel.

Termino con estas palabras del propio Spinoza, quizás nos haga reflexionar sobre nosotros mismos.

" Me he preocupado de no ridiculizar las acciones humanas, de no deplorarlas ni maldecirlas, sino de comprenderlas". 



Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.