Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 


 

El placer de leer génesis

 

Julian Mellado


 

15 junio 2017

Hay quienes hemos nacido para leer. Dicho así suena muy exagerado. Pero tengo que confesar que la lectura es para mí (y no soy el único) una auténtica vocación. Leer es una experiencia indescriptible, que le hace a uno vivir unos momentos de plenitud. Por supuesto eso ocurre cuando cae en mis manos uno de esos libros que te marcan, que te hablan, que te llevan más allá de uno mismo.

Entre mis muchas lecturas, me confieso un apasionado del libro del Génesis. Sencillamente leerlo es un auténtico placer. Y quiero emplear esta palabra « placer » porque muchas veces nos acercamos al libro desde otras perspectivas. Me refiero al estudio exegético, lingüístico, apologético... digamos una acercamiento académico. No digo que no sea necesario hacerlo. Todo tiene su lugar.
Ahora bien, a lo que me refiero es al placer de leerlo dejándose atrapar por los relatos. Respirar su ambiente, activar la imaginación (poner en imágenes), oír las palabras, dejarse envolver por las historias, caminar con sus protagonistas.
Llegamos a identificarnos con viejos héroes que se convierten por la magia de la lectura en nuestros contemporáneos. o quizás sea al revés, nos trasladamos a un tiempo antiguo que nos alcanza con una fuerza que atraviesa los siglos.

La primera vez que leí Génesis, quedé fascinado, fue como una especie de « experiencia » que todavía hoy me sigue ocurriendo. Es verdad que me he dedicado también al estudio académico, sobre sus fuentes, su lenguaje, sus huellas arqueológicas etc...
Sin embargo necesito volver a leer, simplemente leer, sentir el placer de leer este libro inigualable.

¡Y qué historias! ' Qué relatos ! Hay una profundidad psicológica y espiritual en ellos que nunca dejaremos de desentrañar.

Lo que sorprende del libro es que es de tal manera que lo pueden leer creyentes, no creyentes o agnósticos, quizás se reconozcan en esas historias, o quizás oirán una voz que les interpela.

¿Quién no se ha dejado embelesar por el relato de la creación? La luz siempre aparece en medio de las tinieblas, el orden en el caos, la vida del abismo... Nos transportamos y viajamos en esa vieja Arca, símbolo de la Vida que triunfa cuando todo parece acabar, refugio ante la amenaza global...
Pero mis relatos favoritos son los de los « encuentros », donde lo sorprendente ocurre. Agar que no quiere ver morir a su hijo en el desierto y el mensajero le dice que mire mejor, que hay una fuente cerca. ¿Y qué pensar del encuentro de Jacob con un indivíduo misterioso con el cual lucha toda la noche? Y luego se nos dice que Jacob había luchado « con Dios y los hombres » y ¡ había vencido!

Génesis nos habla de un mundo donde la línea entre lo divino y lo humano es muy tenue o inexistente. Vemos las artimañas de este Jacob, que cuando quiere reposar, tras una vergonzosa huida, coloca su cabeza sobre una roca y vive uno de esos encuentros asombrosos, en un sueño que le revela la cercanía del misterio.
Cuántas veces « he visto » esos extraños visitantes que se acercan en el calor de la tarde a Abram. Han venido a confrontar la perversión de Sodoma, y he vibrado con la historia de Lot, la tragedia de su mujer, el drama de la ciudad....

¿Qué diremos de Abraham? La Voz le dice que abandone su tierra y su parentela, que se vaya a lo desconocido, que salga de la seguridad de la ciudad. Ponerse en camino, (¡qué símbolo de la vida!) buscando el encuentro, en una noche llena de oscuridad, donde lo extraño sucede, y el viejo patriarca hace un pacto. Una antorcha que se aparece, una luz en la oscuridad, cuando el viejo patriarca se siente agotado y embargado de un gran terror. ¿Acaso no nos habla de esos acontecimientos inesperados que nos vivifican cuando atravesamos nuestros terrores, nuestros cansancios, y nuestras desesperanzas? Podría seguir, pero es muy difícil poder o saber transmitir las sensaciones, las reflexiones y las emociones que se experimenta cuando uno se sumerge en esa lectura sosegada, llena del misterio que produce el placer de leer.

Esos antiguos textos nos hablan, nos desafían, nos confrontan desde un mundo que ya no es el nuestro, o quizás que es el de todos.
Yo también me siento interpelado a ponerme en camino, con mis miedos, mis terrores, y mis encuentros que me llenan de vida. Contemplo la amenaza de un mundo loco o malvado y busco refugio. Y me gusta imaginar que algunos de esas luchas con « otros » donde ya no soy el mismo, me he encontrado con el misterio de lo divino.

Génesis me recuerda siempre que al igual que Agar, debo mirar mejor a mi alrededor, porque siempre hay una fuente escondida que me dará agua para seguir el camino.



Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.