Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 


 

Superstición

 

Bernard Cottret


Traducción: Julian Mellado

24 abril 2017

Propongamos esta fórmula: la superstición, es siempre un poco la religión de los demás. O simplemente es la religión misma cuando no se tiene ninguna. Cuando vemos las cosas de más cerca se nos presentan el tema de una manera más compleja. Empezaremos disipando un malentendido: la superstición, así como el término ateísmo, es antes que nada una invención del clero. Sacerdotes, pastores y más generalmente teólogos, de toda índole, son realmente los inventores de estas categorías lexicales, destinadas para definir a sus adversarios, los ateos que dudan de todo, y los crédulos que no dudan de nada. Se puede recurrir como prueba al doble rechazo de Calvino al culto de las reliquias así como de la astrología. Como sólo hay que rendir culto al Creador, eso llevó a los Reformadores a advertir a los fieles contra toda desviación malsana. Se trataba verdaderamente, de desacralizar el universo, con el fin de que sea más habitable a los hombres, señores y poseedores de la naturaleza. El cristianismo, y singularmente el protestantismo, participaron de forma activa « a la decadencia de la magia », como declaró el historiador británico Keith Thomas, hace ya algunos años.

Sacerdote en Champrond después en Vibraye en el Maine, Jean-Baptiste Thiers (1636-1703) forma parte de esos eclesiásticos esclarecidos que, en respuesta sin duda , a los sarcasmos de los reformados, luchó junto a otros valientemente por mantener un buen uso de los ritos católicos contra la deriva mágica. A partir de 1679 escribió varios volúmenes de un "Tratado de las supersticiones: los sacramentos según la Escritura Santa, los decretos de los concilios, y los sentimientos de los santos padres y de los teólogos". « Hay de qué extrañarse, escribía, que las supersticiones estén tan difundidas en el cristianismo que es una religión toda santa y de la verdad ».

Es un poco el discurso de Las Luces antes de Las Luces, como si la voluntad reformadora, sea católica o protestante, estuviera ya abriendo el camino al racionalismo moderno.


Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.