Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

 

FELIZ ESPERANZA

 

Julian Mellado

 

 

2 de diciembre de 2011

Ya estamos otra vez en Navidad. Y aunque conocemos el vergonzoso consumismo que se da en esas fechas, no deja de ser un tiempo señalado para los cristianos. Sabemos que Cristo no nació un 25 de diciembre. Pero qué mas da. Lo importante es lo que significa ese evento. Durante dos mil años, los cristianos hemos celebrado algo que creemos ha cambiado el destino humano. Algo que está profundamente arraigado en nuestras almas. Los creyentes de diferentes confesiones nos unimos para decir al mundo que ese "algo" sigue aconteciendo. Las palabras en el evangelio según Mateo son sencillas y a la vez maravillosas. No dejemos de asombrarnos: " Una virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Emanuel, que significa : Dios con nosotros" (Mt 1,23) La llegada de ese niño pone fin a la soledad. Lo Divino y lo Humano quedan unidos para siempre. El nacimiento del Niño representa la encarnación de La Esperanza. Una esperanza tan necesaria en los tiempos que vivimos. Porque cuando celebramos la Navidad, no sólo anunciamos algo ocurrido hace veinte siglos, sino que seguimos anunciando que la humanidad no está abandonada a su suerte. Dios sigue acompañando a los hombres. Pero en medio de unas luchas que quieren ahogar esa esperanza. Porque también hoy los Herodes de turno quieren matar al Niño, matar el Amor, matar la Encarnación de Dios, que se encuentra en todos aquellos que aman a sus hermanos, los seres humanos. Todos los herodes de todos los tiempos se sienten desafiados y amenazados por los sencillos que creen en un Dios de Misericordia. El primer Herodes quería asesinar al Niño Jesús, porque sabía que la vieja profecía situaba al Mesías en Belén. Por lo tanto, se legitimó a sí mismo para aniquilar a los niños inocentes. Mejor matar a todos y no que se escape Uno que pondría en peligro su trono, su poder. Mateo, de una manera magistral nos presenta en pocas palabras, lo que iba a ser toda la vida de Jesús, preanuncia todo el evangelio. Una vida de lucha contra la muerte, el horror, la violencia, y el despotismo. Jesús siempre vivió amenazado. Nos reveló que a Dios se le encuentra en el camino de la Compasión ,en la sencillez de una cueva de pastores. Podríamos decir que la esperanza se encarnó, pero los poderes del siglo quisieron aniquilarla. Pero las tinieblas no pudieron ahogarla. El Niño fue salvado de la violencia y volvió para salvarnos.

Navidad es el triunfo de la Esperanza Divina. La Alegría de la victoria en medio de tantas derrotas. El advenimiento de La Luz en medio de las tinieblas. Es la fuerza de la Fe cuando ya no quedan fuerzas para creer. Es Cristo con nosotros. Cuando me siento desfallecer, cuando ya no encuentro fuerzas para seguir, cuando me siento sólo, perdido, asustado y abatido, suelo reflexionar sobre este texto del Evangelio según Mateo. Y algo ocurre. Tengo la sensación que la Esperanza vuelve, que la Vida vuelve a sentirse, que uno ya no puede estar sólo, que ha llegado el que te salva de la desesperación.....Los colores vuelven, al menos durante un tiempo, y si se disipan, ahí están las palabras del Evangelio para otra vez encontrarnos con El en nuestro Belén personal. Por eso, esta vez, me gustaría felicitaros estas fechas con una exclamación:¡Feliz esperanza!

 



Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.