Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 


 

   Navidad, por primera vez

 

 

Julián Mellado
             

 

21 deciembre 2015

Ya estamos otra vez en Navidad. ¿Otra vez? ¿Seguro? Depende a lo que llamemos con ese término estos días de finales de diciembre. Si es solamente un tiempo de descanso y consumo, pues, bueno estamos de acuerdo, es "otra vez".
La felicidad por calendario como dice el filósofo francés André Comte-Sponville.

¿Pero y si resulta que "eso" no es precisamente la Navidad? ¿Y si de lo que hablamos es de una Natividad?

Siempre me ha impactado el relato del evangelio según san Mateo donde se nos habla del nacimiento de un Niño.
Este breve relato en los dos primeros capítulos de dicho evangelio es fascinante. No se trata de buscar "las pruebas" históricas del evento. Se lo dejamos a los historiadores. De lo que se trata es dejarse atrapar por la historia, penetrar en su atmósfera, asombrarse por lo inesperado.

Lo que me impacta personalmente, es que el relato es como una obertura a la gran sinfonía que es el evangelio en sí.
El niño es portador de algo. Y aquí empieza la sorpresa. El niño es pobre, frágil,  que como cualquier niño depende del cuidado de sus padres. Algo extraño rodea su nacimiento, pero que le da sentido.

El autor aumenta el tono sin miedos y nos dice que ese bebé es "Dios con nosotros". ¿Cómo? ¿Qué dice?
Que la búsqueda de Dios no se realiza en las alturas, sino en lo bajo, en lo humano, en el entresijo de una familia, de una madre....

Si entendemos a Dios como lo mejor, entonces podemos ver lo que aporta ese niño, que cuando se hizo hombre no dejó de encarnar. ¿Dios es bueno? Entonces lo que nos dice el viejo evangelio, es que la Bondad se hizo niño.
¿Esperanza? La esperanza se hizo carne. ¿La verdad? la verdad se hizo hombre. Y podríamos seguir.

En el mundo que vivimos donde parece que el mal triunfa, que es omnipotente, invencible, oímos desde el fondo de los siglos un anuncio asombroso. ¡No es verdad!

El mal no es omnipotente. Tiene pretensión de serlo. Cuando nace el niño-esperanza Jesús, Herodes quiere matarlo. Y para ello no duda en matar más niños. Mejor que mueran inocentes a que se escape el portador del amor.

A veces la Bondad tiene que refugiarse, irse a "Egipto", dar la apariencia de haber sido vencida. La familia tiene que huir a un país extraño. Como tantos otras familias a lo largo de los siglos, cuando los Herodes de turno aman matar a los niños- esperanza. Pues cada niño lo es.

Parece el fin de la historia. El poderoso ha vencido, el mal se ha salido con la suya.

Ahora bien, la historia nos vuelve a asombrar. El poderoso no es inmortal, la vida sigue, las circunstancias cambian, y ¿quién lo iba a decir? el Niño vuelve, siempre vuelve.

El mundo no se ha quedado abandonado. Hace dos mil años fuimos visitado por lo inesperado, por el Hombre Bueno.

Y esto nos hace pensar que por muy mal que vayan las cosas, el Niño resurge.

Y resurge como un anunio nuevo, nunca oído en pleno siglo XXI.

Quizás ahí está la clave.Deberíamos oir ese anuncio como si fuera.....la primera vez

Os deseo feliz esperanza
      

 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.