Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 


 

Extraterrestres

 

 

 

Julián Mellado
             

 

 

12 noviembre 2015

Hace ya unos cuantos años, en un programa radiofónico el presentador me preguntó:
¿Qué piensa usted de los ovnis? Mi respuesta fue clara: "Pues que existen"
Volvió a preguntar: ¿Osea, usted cree que nos visitan los extraterrestres? A lo que respondí: " No, no creo que lo estén haciendo". Aún recuerdo su cara de perplejidad. Y me lanzó la última pregunta: ¿ Entonces usted que creen que en el Universo no puede haber otras vidas inteligentes? Después de pensarlo unos minutos concluí: " La verdad es que...no lo sé".
El presentador me dijo que yo era alguien contradictorio, que unas veces dice una cosa y luego otra. ¿Pero me entendió?

Cuento esta anécdota personal, porque me parece que ilustra, al menos en mi opinión, las diferentes posiciones filosóficas que tenemos a mano cuando debemos enfrentar ciertos interrogantes. Lo primero que quise transmitir en mis respuestas, es que no había que confundir lo que pertenecía al orden del saber, y lo que pertenecía al orden del creer. Partiendo de esta idea, quisiera explicar mis "contradictorias" respuestas.
¿Creía yo que existían Ovnis? Mi respuesta afirmativa se refería a que efectivamente había objetos voladores que yo no sabía identificar. No tengo esa habilidad. ( me faltan conocimientos y nunca voy con un telescopio portátil) Si alguien dice que son "extraterrestres" entonces ¡ ya están identificados! (son OVIS)
Pero yo no podía decir eso, pues realmente en muchos casos, se han observado fenómenos aéreos que no se han podido identificar. Eso no significa que no tengan explicación. Creo que los observatorios astronómicos están mejor equipados para desvelar qué son esos fenómenos.
A la pregunta de si creía que esos seres nos visitaban, respondí que no. ¿por qué?
Pues hasta donde llega mi entender no hay evidencias irrefutables, de que haya ocurrido alguna vez tales encuentros. Por supuesto que hay multitud de testimonios. Ahora bien, cada uno de ellos deben ser analizados y investigados. Mi opinión personal, es que no son convincentes. ¿Y la tercera pregunta?
¿Hay vida inteligente en el universo? Mi respuesta era que no lo sabía. Porque para poder afirmar o negar esa existencia, debería haber recorrido todo el universo y haber comprobado si esas vidas inteligentes existían. Es obvio, que esa exploración está más allá de mis capacidades y de las de cualquiera. Por lo tanto mi postura sólo podía ser agnóstica en base a la imposibilidad de verificar, establecer un conocimiento empírico, o la descripción de esa realidad.
Por supuesto que se pueden postular ideas, dar opiniones, e incluso expresar unas creencias pero no se pueden presentar pruebas ni a favor ni en contra. Hay quien dice que es imposible que en un universo tan vasto ( que no nos podemos ni imaginar su tamaño) solamente el planeta Tierra tuviera vida inteligente. ( siempre hay quien duda de esto último) Bueno, es una posibilidad, pero nada más. No se puede afirmar.
Lo que sí se puede investigar, es la idea de que los extraterresres interactúan con nosotros en nuestro ámbito, en la realidad humana, al alcance de comprobación.
Mi posición es la mencionada, soy escéptico, pero otros pensarán que sí lo creen porque hay evidencias suficientes. A ese nivel, el debate puede ser muy interesante, aunque dudo de que lleguemos a una unanimidad. No es un dato científico, comprobable y falsable ni universable. ( según Popper).
Aparte de lo interesante que pueda ser el tema de los extraterrestres, estas reflexiones pueden servir como analogía para otros debates filosóficos. Debemos comprender qué es lo que está al alcance del hombre, qué podemos saber con un cierto grado de certeza. No se debe confudir con lo que creemos o no creemos. No hay dudas que se puede tener razones para creer, pero hay que tener evidencias para afirmar que se sabe. El creer puede ser personal ( que no significa que sea falso), pero el saber debe ser interpersonal, comprobable por todos. ( los datos científicos, los descubrimientos arqueológicos, los avances médicos etc). Debemos ser conscientes que nuestro saber no es perfecto, siempre está sujeto a verificación. De ahí que la Ciencia y la Filosofía han desarrollado métodos para poder acercarse lo más posible a la verdad.
Podemos hablar con un cierto grado de verisimilitud de si en nuestra Vía Láctea hay o no vida inteligente aparte de nuestro planeta. ( no lo hay). Pero no podemos decir que eso significa que en todo el universo no lo hay, ni afirmar lo contrario. (aunque podemos tener una opinión) Debemos aceptar los límites de aquello que podemos investigar, averiguar y comprobar. ( esto obviamente no nos impide soñar e imaginar)
Podemos creer que un ente extraterrestre se comunica con una determinada persona basándonos en su testimono. O no creerlo. Todo depende de los criterios que establecemos para aceptar una proposición o rechazarla.
Otras de las cosas a tener en cuenta es no confundir nuestros deseos con la realidad.
Al final del programa radiofónico se nos preguntó a los invitados cuál sería nuestra reacción si se probara que efectivamente seres de otras galaxias han aterrizado en la Tierra. Cuando llegó mi turno exclamé: " Personalmente, ¡me encantaría!"
Pero en realidad......

 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.