Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 


 

¿El monoteismo es fuente de violencia?

 

 

André Gounelle

Traducción Julian Mellado

28 junio 2015

¿Es el monoteismo una fuente de violencia? Sí, si se centra unicamente en la alianza ( la relación exclusiva de Dios con algunos).
No, si tomamos en cuenta la creación ( la relación de Dios con todo lo que es). En la Biblia, el monoteismo de la alianza y el de la creación se encuentran en tensión y se corrigen mutualmente.

El monoteismo bíblico es hoy vivamente criticado. Se le reprocha de engendrar los más diversos fanatismos y de suscitar enfrentamientos, algunos de ellos hasta la sangre. Moisés, considerado a menudo como el padre del monoteismo, rechaza la coexistencia entre religiones. Predica una « Dios celoso » que prohibe tener « otros dioses frente a él ». Trata de purificar la espiritualidad del pueblo hebreo y a la vez combatir los otros cultos. El judaismo, el cristianismo, el islam habría heredado de Moisés una intransigencia generadora de una violencia que como expresa el egiptólogo Jan Assman, es « el precio del monoteismo ».

Esta crítica es a la vez pertinente y discutible. En efecto, el monoteismo es complejo. En la Biblia, toma dos formas: una insiste en la alianza, la otra pone el acento en la creación.

« Alianza » designa aquí el vínculo particular que Dios establece con los « elegidos ». En la humanidad, él distingue algunas personas y grupos (el pueblo judío o la Iglesia) a los que se revela y con los cuales mantiene una relación especial. Para muchos, la alianza se encuentra en el corazón del mensaje bíblico definiendo el contenido; es por ello que hablamos de Antiguo y de Nuevo testamento (« testamento » significa alianza). Aún si esa relación especial conlleva una misión para el conjunto de las « naciones », y que por lo tanto tiene un propósito universal, no deja de conferir a algunos una especie de monopolio. Así que aquellos que se estiman « escogidos » por Dios piensan a menudo que Dios sólo se relaciona en el contexto de la alianza de la cual son los beneficiarios. Desean expandirlo, por las buenas o por las malas, al mundo entero. Un monoteismo centrado en la alianza fomenta efectivamente una gran intolerancia.

Si en la Biblia, la alianza ocupa un lugar grande, otro tema igual de importante lo equilibra y le sirve de contrabalanza: la creación.
Por creación, no debemos entenderla como un acto o acontecimiento original que habría, al principio o al comienzo, puesto en marcha el universo y su historia. El término creación se refiere al vínculo permanente de todo lo que existe con Dios. Dios actúa y se manifiesta por todos lados: no es que reserve sólo para algunos su palabra, su presencia y su acción. Todos los seres humanos son hijos suyos, no solamente los judíos y los cristianos. Si se revela en una historia singular ( la del éxodo, la de Israel, la de Jesús), no está excluyendo ni privilegiando a nadie. Un monoteismo centrado en la creación favorece las buenas relaciones con los otros, porque son al igual que nosotros hijos de Dios. En cambio, tiene el riesgo de llevarnos a una religión vacía por ser demasiada vaga y englobante.

La creación corrige la alianza afirmando que mi Dios es también el Dios de todos ; prohibe el rechazo del otro, de aquel que pertenece a una comunidad o a una religión diferente a la mía. La alianza proclama que el Dios de todos es al mismo tiempo mi Dios, al que encuentro en mi existencia de una manera singular, afirma que tengo con él una relación personal viva y única, y no solamente un vínculo general. No se trata de armonizar los dos temas en una síntesis que acabaría neutralizando lo que tienen de propio , sino de comprender y vivir esa tensión. El tema de la alianza y el de la creación tienen ambos algo de verdad, pero su verdad se degenera, se estropea y se echa a perder sin la contestación que se aportan entre sí.

 

 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.