Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 



Charlie y Elías

 

 

André Gounelle

 

Evangile et Liberté

 

Traducción Julian Mellado

 



13 febrero 2015

Después de los atentados de enero, André Gounelle nos propone una reflexión sobre el fanatismo y la violencia en la Biblia.

La espantosa matanza en Charlie Hebdo me ha hecho pensar en otra atrocidad : La masacre de los sacerdotes de Baal por Elías en el monte Carmelo (1 R 18). El profeta podría haber gritado también que Dios es grande y que estaba vengando su honor. Treinta siglos separan esos dos crímenes que se parecen mucho : la misma salvajada, el mismo horror de una carnecería, digamos religiosa, el mismo fanatismo que pervierte su propio fervor.

Junto a la proclamación de un Dios de amor que da vida y que nos llama a ella, la Biblia contiene « versículos satánicos » que presentan a un Dios de muerte que manda ejecutar a los blasfemos. Aprendamos a cribar y a distinguir en la lectura creyente de la Biblia el oro de la paja, como decía Lutero, y a no transformar en héroes de la historia santa a los que asesinan por motivos religiosos. Es revelándose en el monte Horeb en un susurro apacible y sutil, y no en el espanto y la tempestad, que Dios desaprueba lo que ocurrió en el Carmelo, sobre todo lo que hizo Elías, quien ese día tenía poco de profético y mucho de demoníaco.

« Matar un hombre, escribía Castelio a Calvino después de la ejecución de Servet, no es defender una doctrina, es matar un hombre ». El blasfemo no es aquel que se burla o convierte la religión en algo irrisorio, sino que es aquel que asesina por ella. El Dios en el que creo nos llama a respetar y a estar al servicio de la vida. Aquel que condena y mata es alguien diabólico, y el Dios del que dice servir se llama Satán.

 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.