Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 



Sobre la Segunda Venida

                                

Julian Mellado




12 diciembre 2014

La Segunda Venida de Cristo es una de las doctrinas principales del cristianismo primitivo. Surge desde sus inicios y podemos decir que es un componente básico en el nacimiento de la Iglesia. Es una idea central del Nuevo Testamento estando relacionada directamente con la Resurrección y Ascensión a los cielos deJesús. Las tres doctrinas se sostienen juntas.  A lo largo de los siglos ha habido diferentes vaticinios sobre la proximidad del evento indicando ciertas "señales" . Hoy es una doctrina muy viva en grupos fundamentalistas y conservadores que cada poco tiempo nos advierten de la inminencia de la Parusía en libros, películas, conferencias etc. Las iglesias católicas, ortodoxas y las herederas directas de la Reforma, han tratado de minimizar esta doctrina pues resultó ser a la larga, una doctrina molesta o al menos polémica. Veremos el por qué.
En pleno siglo XXI, debemos preguntarnos:

 
¿Se puede aún creer en la Parusía? ¿La segunda venida de Jesús?

Veamos.


La Parusía era necesaria, porque la 1ª Venida de Cristo no cumplió las espectativas judías del mesías.  El mundo no fue transformado. Las esperanzas mesiánicas así lo indicaban. Los cristianos se vieron en la necesidad de postular una venidad del Mesías en "dos etapas". Una como "siervo sufriente" y otra como "Señor de Gloria". En esa segunda venida es cuando todas las promesas pendientes se cumplirían. Es la doctrina que da valor a las otras dospues de las tres es la única que es verificable.

Es decir, la resurrección y la ascensión, según los evangelios sólo fueron presenciados por sus discípulos. Pero en el caso de la Parusía (2ª Venida) se nos dice: " He aquí que viene con las nubes  y todo ojo lo verá"   (Apocalipsis 1,7)
La ventaja de esta esperanza es que el Nuevo Testamento sitúa el cuándo ocurrirá.

La 2ª Venida de Cristo se esperaba inminente. Según Mateo 24, la caída del Templo y la Parusía era simultáneas. (Mateo 24.29).
El Apóstol Pablo esperaba esa Parusía en vida. (1ª Tes. 4:18). Se pensó que aquella generación estaría presente cuando ocurriera. Recordemos que la caída del templo ocurrió en el año 70 d.c ( siglo I )por lo tanto la Segunda Venida debía ocurrir inmediatamente después.

Analizamos los textos :

"Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respodiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no  quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada. ( Mateo 24, 1-2)
A continuación los discípulos preguntan:
" Dinos ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habra de tu venida, y del fin del siglo? (Mateo 24, 3)
Los dos acontecimientos, la caída del templo y la venida están unidos en la pregunta de los apóstoles. jesús a continuación desarrolla un discurso dando a entender las señales de estos acontecimientos. Una vez que describe los acontecimientos del año 70 d.c nos dice: " E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días ( de la caída del templo, recordemos las dos preguntas que le hicieron) .........Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo.....y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria" (Mateo 24, 29-30)

¿Cuando ocurrirá?

" De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca" (Mateo 24,34)
Es decir la generación que vería la destrucción del templo de Jerusalén en el año 70 d.c.

Lucas es más explícito aún, pues escribe para no judíos:
" Pero cuando viereis a jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado" (Lucas 21,20)
"Entonces habrá señales en el sol...." (Lucas 21,21)
"De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca" (Lucas 21,,32)

Y les dice algo más a sus discípulos: " Cuando veais que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios" (Lucas 21,31)

 

- Nada ocurrió.
- El anuncio del evento y el tiempo de realización pertenecían al mismo anuncio. Pero no ocurrió. ¿Qué hace la ortodoxia? Mantiene el evento, y lo traslada a tiempos indefinidos. Los fundamentalistas cambian el acontecimiento, será un templo futuro el que será destruido, contradiciendo al propio Jesús que se refería a "estas piedras que veis" y el tiempo diciendo que se refiere al fin del mundo.
No necesitamos especular pues tenemos a un intérprete que nos indica cómo lo comprendieron los cristianos del sigloI. Este intérprete privilegiado es el apóstol Pablo. El también se refiere a la parusía y no hay equívocos para cuándo lo esperaba:

" Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" (1ª tesalonicenses 4, 15-17)

Pablo esperaba que la Parusía ocurriese estando él con vida. Pero no ocurrió.

Podemos ver la angustia que esto produjo en aquellos cristianos. El evangelio según Juan fue escrito a finales del siglo I, cuando la mayoría de los apóstoles (incluido Pablo) habían fallecido. En ese evangelio ya no hay inminencia de la Parusía e incluso cambia toda la idea escatológica. ( ahora se aspirar al morir, ir a las moradas del Padre, en la Vida eterna).
Esta dificultad la vemos en 2ª Pedro 3,3-4 Esta epístola no fue escrita por el apóstol Pedro, que vivió durante la generación que aún podía esperar la Parusía. Para cuando se escribe esta epístola, la Parusía no ha ocurrido, y el autor trata de dar una explicación. ( los eruditos creen que fue escrita alrededor del 120 d. c) Leamos lo que dice:

" sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores......diciendo : ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así, como desde el principio de la creación"
 
3. Según el N.T, Jesús "subió" al cielo. Lucas lo describe de una manera gráfica. Así que la venida tiene que ser un "descender del cielo". (hch 1:11) Esto tiene que ver con la Resurrección. Fue entendida como corporal (la tumba vacía, el cuerpo transformado que era tangible, comía, y se aseguraban que "no veían espíritu"). Si se pensaba en una resurrección corporal, ¿a dónde fue Jesús?. Lucas nos describe que " fue llevado arriba al cielo" (Lucas 25,51) ¿Cómo sería entonces la 2ª Venida?
"así vendrá como le habéis visto ir al cielo" (Hechos 1,11)
 
¿De qué cielo? En el siglo I se pensaba en un cosmos en tres pisos. Arriba estaba Dios. Así que Jesús subió literalmente, según Lucas, al cielo. Pero con la cosmología del siglo XXI ¿a dónde se fue Jesús? Sabemos que el cosmos es infinito. ¿A dónde fue? ¿de dónde tiene que venir?

 
Tenemos:
 
La Parusía debía ser la primera vez que aparece Jesús. Pero según el pensamiento judío, el mundo no fue redimido. Por lo tanto se postula una segunda venida para que se cumpla ese requisito.
Esa venida desde el cielo, se esperaba inminente. No ocurrió. El último autor del N.T, ya no lo trata. (no el último libro)
Además para volver, tiene que haber ido a algún sitio: "El Cielo". Que para el siglo I era un lugar muy cercano. Ahora sabemos que el "cielo" no existe como tal. ¿De dónde tiene que venir  Jesús?
Entonces se recurre al recurso más deshonesto que conozco. Se espiritualiza. Pero leamos a Lucas,  el único que describe la Ascensión, lo hace  ¡literalmente! Es una auténtica ascensión, corporal a un lugar concreto, no espiritual sino corporal. (Pablo en 1ª Corintios 15, explica cómo el cuerpo fue transformado, en un "cuerpo espiritual", pero cuerpo. Es la recurrección que esperarían los discípulos judíos. Ahora está de moda en pensar en un "resurrección espiritual" que nada tiene que ver con el cadáver de Jesús depositado en un sepulcro. Para la teología de hoy es posible, pero para un judíos del siglo I, que no vivía en la Diaspora era diferente. El cuerpo era la persona. La resurrección del cuerpo ( su transformación) indicaba que la Persona seguía viva, de otra manera.

 
Conclusión:
La 2º venida fue un error. Un deseo motivado por un incumplimiento. Pero encerraba en sí una insastifacción: el mundo así no podía seguir.
Algunos teólogos y pensadores entienden que debemos recoger esa insastifacción, y con el espíritu de Jesús tratar de mejorar este mundo. Entonces Jesús será re-suscitado entre nosotros, y esa podría ser  la experiencia de parusía actual.. (Jesús se hace "presente" otra vez)  Pero siendo consciente que ésta no es la Parúsía del Nuevo Testamento, que resultó ser un error evidente.
 
- porque  en los evangelios sinópticos(Mateo, Marcos y Lucas) la unieron a la caída del Templo.
 
- porque Pablo se equivocó al esperarla mientras estaba vivo. Murió sin que aconteciera,
 
- Porque según la cosmología actual, no se puede producir. ¿De dónde vendría Jesús?

- Porque hay indicios de que fue reinterpretada en el evangelio de Juan.

- Porque sencillamente, no ocurrió en el tiempo señalado.

¿Cómo afecta todo esto a las otras dos doctrinas básicas, la Resurrección y la Ascención?



 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.