Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 

 

 

Elogio de la sutileza

 

 

Jean-Marie de Bourqueney

 


17 octubre 2014

Ante un conflicto violento, letal, que desgarra a Israelitas y Palestinos desde hace decenios, dos pueblos tan próximos, ¿estamos obligados de tomar partido por unos contra los otros? ¿Estamos constreñidos a pensar que hay víctimas y culpables, sin matiz alguno? ¿Como los vaqueros buenos y los malvados indios de los westerns de mi infancia? A menos que sea al revés, pues siempre preferí a los indios...
En política ¿estamos obligados a pensar que un gobierno por el cual no hemos votado no hace, por principio, mas que « tonterías » y que « los nuestros » forzosamente lo harían mejor? Aún peor, ¿estamos destinados a considerar que una misma ley (defendida tanto por unos como por otros) es buena o mala según quién la proponga? ¿Estamos obligados a decir que todo gobierno que no se parezca a nuestros sistemas europeos no tiene derecho a ser considerado democrático? O es que sólo la República (francesa se entiende) es garante de la democracia, olvidando que hay numerosos países europeos democráticos que son Monarquías y que hay dictaduras que son Repúblicas? ¿Estamos obligados, a decir que las cosas están « todo bien » o « todo mal » como hacen los jóvenes? ¿Debemos decir cuando se es protestante, que todo lo que signifique « católico » es por definición, algo que no vale, idólatra y condenable? ¿El papa tiene derecho a tener razón?

Podría multiplicar los ejemplos que tanto me enervan ante ese mundo que corta en dos, y hasta en cuatro los pelos de la cabeza. Nuestro tiempo no es el de la sutileza. Lo siento de veras pues ésta es más que nunca indispensable para dar cuenta de la complejidad del mundo. Cuando me pone nervioso esa actitud intolerante, me vuelvo al fundamento, a la Escritura, al Evangelio.
¿Y qué es lo que veo? Un cierto Jesús que tiene palabras en realidad muy fuertesy hasta gestos de enfado... pero no todo el tiempo . El enfado a veces es necesario, pero la sutileza del análisis que en cada ocasión realiza Jesús nos invita a ser más cautos en nuestros juicios. Nunca, por ejemplo, Jesús encierra las personas que va encontrando en sus identidades: el pecador impuro, la mujer infiel, el recaudador de impuestos tan detestado, el criminal clavado a su lado......En una palabra, Jesús es « sutil » en su humanidad y en su espiritualidad. ¿Y si nos dejáramos inspirar por él para no seguir viendo el mundo en blanco y negro?


Traducción Julian Mellado

 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.