Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 

 

 

« A LOS MUERTOS,

NO SE LES TOCA »


Julian Mellado

                                                             


21 julio 2014

Suelo visitar a menudo un Hogar de Ancianos. Me gusta conversar con quellos que aún guardan su capacidad de razonar. Cuentan sus historias, sus experiencias, sus frustaciones y sobre todo sus miedos. Porque cuando se llega a esa edad,  el miedo se instala de una forma permanente. Hablar con esos ancianos es descubrir "mundos" quizás ya olvidados y que parece que no interesan casi a nadie.
Luego están aquellos que por un motivo u otro, ya no pueden expresarse, encerrados en su propia cárcel mental, o aún peor en el olvido de todo.
Lo que más impresiona de estos ancianos y ancianas es su gratitud porque alguien se siente un ratito a escucharles. Te sonríen, algunos te abrazan. Cuando los miras a los ojos, puedes discernir esa vida vivida en un tiempo cuando las cosas tenían otro color, y la vida se medía con otros parámetros.

Unas de las veces que visité el Hogar, viví una experiencia que me marcó. Me acerqué a una anciana, y me pusea "charlar" como siempre. La tomé de la mano y le acaricié la mejilla mientras me iba hilvanando una larga historia de sufrimientos, de épocas pasadas. En un momento dado, me miró y me dijo: Gracias, por hablar conmigo, pero sobretodo gracias por tocarme, porque a los muertos no se les toca. Y me haces sentir que aún estoy viva, que cuentas conmigo".

Nunca imaginé la importancia de este gesto. Y me puse a pensar que somos seres que necesitamos que nos toquen. El apretón de mano, el abrazo, las caricias transmiten "vida". Es la manera de estar presente al prójimo, no desde la distancia, sino desde la cercanía.
Quien abraza se identifica con el otro, quien toma la mano del anciano le transmite ese mensaje de que no está al margen, que aún cuenta.
No pude menos que recordar a Jesús de Nazaret cuando tocaba a los leprosos. ¿Por qué lo hacía si según el Evangelio podía curarlos con la palabra? Creo que esa viejecita tenía razón: para decirles que estaban vivos.
Según la Ley de Moisés si tocabas un leproso te volvías impuro ante Dios. Jesús conocía la vida de marginación de esas personas, y cómo nadie quería tener contacto con ellos por miedo al contagio y a la impureza ritual. El Maestro los tocaba para sanarlos. De esta manera asumía la consecuencia de volverse "impuro". Si trasladamos la idea a tantas personas que se consideran "intocables" hoy, podemos ver el desafío que se nos presenta.
La anciana fue la que me dió vida, pues me desveló algo profundo. No se puede empatizar desde la distancia, sólo con palabras.
"A los muertos no se les tocan", nunca olvidaré esas palabras.
Gracias a todos vosotros que andais por la vida, "con la mano tendida".



 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.