Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 

 

Humildad

 

 

Laurent Gagnebin

 

Évangile et liberté

avril 2014

 

26 abril 2014

La humildad es una vertud generosa debido a su rechazo de los méritos propios, de las vanas pretensiones, desplazando el orgullo por un sentido de abnegación, y la negación de autoexibirse.

María dice de Dios que levantó a los humildes colocándolos en un lugar privilegiado (Lc 1,52). Con Jesús, los « pequeños », las víctimas de la injusticia y de los menosprecios, los modestos, son puestos de pie, y colocados en el lugar que les corresponde en verdad. La humildad, es también saber admirar, no solamente los genios, sino más bien a las personas próximas a nosotros. ¡Hay tantas que son dignas de admiración y que son perfectamente desconocidas! Qué bueno y exultante es poder simplemente admirarlas.

Si es cierto que conocemos la falsa humildad de los tartufos y de los hipócritas, hay también una falsa hunildad que resulta menos evidente. Pienso a ciertas formas de obediencia religiosa, la del sometimiento a los superiores. « La concepción servil de la humildad es una deformación del cristianismo y del camino espiritual » escribió N. Berdiaeff (1874-1948). La rebelión nos arranca de esas pretendidas humildades; y puede ser muy saludable y evangélica.

Pero la peor humildad que hay puede ser la del desprecio de sí mismo en el que se esconde el egocentrismo y el orgullo. Egocentrismo, porque el sentimiento perpétuo de nuestros pecados es una actitud centrada sobre uno mismo. Orgullo, debido a ese deseo desmesurado de perfección. Puede existir también secretamente una autosatisfacción malsana y mórbida en la humillación y el accesis, como si Dios demandara ante todo que suframos o que hagamos sacrificios.

Enfin, decir « Sólo a Dios la gloria » puede corrresponderse a una pasividad estéril e incluso puede significar la negación del ser humano en su dignidad, el rechazo de una vida y una libertad creativas, de esa audacia que inventa y transfigura las cosas, tal y como Dios espera que hagamos.

Traducción Julian mellado

 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.