Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français


 

 

La cruz del hombre bueno

 

 

Julian Mellado

 

 

16 abril 2014

La crucifixión de Jesús de Nazaret siempre me ha impresionado desde que era niño. Viene a mi recuerdo, un día cuando tenía 11 años, en mi Bélgica natal, cuando mi profesora de religión nos expuso un cuadro de la crucifixión. Aquella imagen penetró en mi alma con una fuerza que todavía hoy me estremece cuando lo recuerdo. Y viene a mi memoria la pregunta que me hice entonces: ¿Por qué le hicieron eso a este inocente?
Cuando leo hoy los evangelios, y llego a la parte de la pasión de Jesús, vuelvo a sentir ese impacto,me vuelvo a estremecer, mi lectura se vuelve más lenta, más reflexiva y más sentida. No importa las veces que habré leído una y otra vez los mismos pasajes. Algo me "atrapa", parece que me "traslado" a aquellos episodios y me siento confuso. Las pasiones humanas se hicieron presentes en esas horas de horror, con una extraña intensidad. Pilatos y Herodes que estában enemistados se "reconcilian" para unirse contra el Nazareno. (qué reconciliación más extraña). Un gobernador se lava las manos para no perturbar la voluntad popular, unos sacerdotes que buscan a cualquier precio la condena de un campesino galileo, unos discípulos que aunque le amaban no pudieron resistir la presión y el terror del momento y huyen......Previamente, otro de los discípulos en un endiablado resorte de su mente le entrega sin saber muy bien hasta dónde le llevaría su infamia, y buscó un arbol donde colgar su resentimiento, su traición, y su dolor. Noche extraña la que precedió el crimen del Maestro, del mejor de los Hombres que jamás pisara este planeta.
La mañana llegó con las burlas, los escarnios, la indiferencia de muchos, la curiosidad de otros y el dolor de unas mujeres que aunque fuera de lejos querían ver qué le hacían a "ese Hombre bueno" que tanto amaban. Parece ser que se fueron acercando hasta llegar a los pies de la Cruz. ¿Y dónde estaría yo? ¿Dónde estarías tú?
Quizás huido, por miedo a los violentos, y con pesar por mi cobardía. Quizás indiferente como Pilatos sumándome a la moda popular. Quizás enfadado con el Nazareno por no haber satisfecho mis espectativas. ¡Quién sabe!
En cambio si hubiera quedado cerca de la Cruz, habría oído un grito desgarrador desde las entrañas del Hombre Bueno. Un grito que que penetraría mi alma, y que haría eco de tantos gritos de tantos otros crucificados que se sienten abandonados por Dios, por los otros, por la Vida. Y a la vez, por un misterio que no puedo explicar, por una intuición extraña, presentería que en ese crucificado había algo sublime, la impresión de que no le pudieron atrapar, que murió siendo el Hombre libre y liberador.
Era tan libre, que ni aún en ese momento consiguieron que odiara a sus torturadores, y dicen que le oyeron pedir al Padre que no les tomara en cuenta lo que hacían, pues en realidad no sabían.......
Y los hombres siguen haciendo lo que saben, sigue habiendo dolor, crucificados, abandonados. Lo peor de la escena es ese silencio de Dios que no hizo nada por el Hombre Bueno. O quizás sí lo hizo y no lo pecibimos. El Padre estaba en ese grito de Jesús, en ese grito de abandono. Ahí estaba su Abba, no podía estar en ninguna otra parte.
La cruz, lugar de encuentro de lo humano y lo divino, donde todos nuestros saberes se derrumban, y empezamos a comprender otras cosas.

Pasaron las horas, y en Jerusalen surgió un rumor, anunciado por aquellas mujeres. La muerte había muerto.

 

 

 

Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.