Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

El anciano, el Alzheimer y Dios

 

 

Julian Mellado Hernández

 

 

20 de octubre de 2011

Hace unos meses leí una historia que nos invita a pensar. Me gustaría compartirla con vosotros.

« Un día un octogenario llegó a un hospital de una gran ciudad. Tenía una cita con el médico a causa de unos problemas en la espalda. Cuando llegó a la sala de espera, una enfermera observó que el anciano no hacía mas que mirar su reloj. Daba la sensación de que tenía mucha prisa. Cuando el médico lo atendió, le preguntó :
- ¿Está usted angustiado por algo? Veo que está usted muy nervioso.
El anciano le respondió :
- Es que tengo una cita con mi esposa, dentro de 20 minutos. Y no puedo llegar tarde.
- ¡Ah bueno! Ya entiendo. Es normal, ya sabe usted que a las esposa no les gusta que uno la haga esperar. Usted no quiere tener problemas con ella. No se preocupe que pronto terminamos.
- ¡Que no! Usted no comprende nada. Mi mujer ni siquiera me reconoce. Hasta se ha olvidado de cómo me llamo. Tiene la enfermedad de Alzheimer.
- Bueno, entonces no hay de qué preocuparse. Si usted llega tarde, ella no se enterará. No debe temer ninguna mala reacción.
. Ya le he dicho que usted no entiende nada. Yo soy quien la reconoce, y soy yo quien no ha olvidado su nombre. Ella sigue siendo mi esposa, y la sigo amando. Por eso no puedo llegar tarde a mi cita con ella.

El médico se quedó sin habla, con los ojos llorosos. Al fin le dijo: Gracias, querido amigo, por esa lección de amor.

Un día estaba hablando con una persona que me decía que su vida había sido un verdadero desastre. En otro tiempo había sido creyente, pero ahora ya no se consideraba como tal. Me dijo que se había olvidado de Dios. En cambio se negaba a considerarse atea. Simplemente, ya no pensaba en Dios. Y me preguntó : Crees que Dios me ha olvidado ?

Le contesté que tenía una imagen terrible de Dios : Un juez severo, castigador, que olvida a los que se han separado de El. En el fondo se parecería demasiado a los seres humanos, porque así actuamos nosotros. Le propuse de cambiar esa imagen por otra.
- Me gustaría proponerte otra idea de Dios que aprendí de Jesús de Nazaret. No te puedo definir con exactitud cómo es Dios, como cuando definimos cualquier cosa de nuestra realidad física. Pero sí podemos pensar a qué se parece, con quien identificarlo. Para ello, no te voy a dar un discurso, sino que te voy a contar una historia de un anciano, que te puede ayudar a hacerte una idea diferente de Dios. Así sabrás, si El te ha olvidado o no.
Entonces me puse a contarle una historia :

« Un día un octogenario llegó a un hospital de una gran ciudad..... »

A todos aquellos que no olvidan a sus familiares y amigos que padecen Alzheimer, pues sois una verdadera representación del Dios de amor.


 

Vuestros comentarios y reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.