Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

 

Una visión cuáquera de la Biblia

 

 

Henry J. Cadbury

teólogo Cuáquero (1883-1974)

 

de la revista 3er milenio, nº 18

 

25 junio 2013

Al igual que muchos puritanos que se resistían a entonar los salmos de David sin compartir el estado espiritual del autor, los Amigos (cuáqueros) se oponían, calificándola de hurto, a la apropiación de la Escritura sin conocer de primera mano la experiencia. Al escuchar por primera vez el mensaje cuáquero, la Amiga Margaret Fell sollozó : « Todos somos ladrones ».

En la terminología moderna, el peligro que representan las Escrituras en su forma externa es el de hacer caer al usuario en un mero nominalismo. A veces la apropiación de esas palabras y frases como autoritativas viene a ser un sustituto de la misma experiencia personal de la que no son más que un reflejo. Los Amigos (los cuáqueros) saben demasiado bien cuan fácil es que coexistan la aceptación verbal o mental por un lado y, por otro, la ignorancia de hecho o el rechazo en la práctica.

En la época actual, las doctrinas (las « nociones » de Jorge Fox) tienden a veces a usurpar la atención en detrimento de la experiencia real; en otras palabras, la profesión sustituye la posesión. Tales corrientes en ocasiones hasta se ponen de moda, como la que hoy en día recibe el nombre de « teología bíblica ».

Para nosotros tiene simbolismo el relato de los hijos de Esceva en el libro de Hechos. Ellos se propusieron echar fuera demonios pronunciando el nombre del Señor Jesucristo sobre los que tenían espíritus malos, diciendo : « Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo » ; pero el espíritu malo les responde : « A Jesús conozco y sé quién es Pablo; pero vosotros ¿quienes sois ? » Recordamos el resultado desastroso de aquella empresa, y este ejemplo demuestra claramente la inutilidad de intentar sacar provecho de la autoridad ajena.

Y no es que la Biblia en sí sea perjudicial; lo es el abuso de ella al convertirla en sustituto de lo que ella testifica: ¿Por que os guarnecéis de las palabras de los santos si ignorais la vida? preguntaba el Amigo Francis Howgill hace tres siglos. Y en tiempos más recientes, un Amigo escribe:
Los hombres sustituyen la experiencia viva del amor de Dios por la tradición. Hablan y piensan como si el caminar con Dios se alcanzara siguiendo los pasos de los hombres que caminaron con Dios.

Traducción: Kjeld Renato Lings

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.