Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

 

La piedra Roseta

 

Julian Mellado

pastor en Madrid

 

 

29 abril 2013

En 1799 Napoleón emprendió una expedición a Egipto con fines pólíticos, pero llevándose con él una gran cantidad de sabios para investigar los vestigios de la época faraónica. De una manera fortuita, dos soldados franceses encontraron una piedra misteriosa.

Debido al lugar del descubrimiento fue llamada « la Piedra Roseta ». Pero resultó que no era cualquier piedra. Ese descubrimiento revolucionó los estudios egiptológicos que hasta entonces se llevaban a cabo, rodeados de enigmas irresolutos.

El problema era el lenguaje jeroglífico que se encontraban en los monumentos del Antiguo Egipto. ¿Qué tiene que ver la Piedra Roseta con esos enigmas? Hasta ese descubrimiento, los jeroglíficos parecían un lenguaje misterioso, imposible de descifrar. Cada sabio hacía sus especulaciones de lo que podrían significar esos signos. La Piedra Roseta tenía unos textos escritos en tres idiomas.

El primero, el jeroglífico, el gran enigma indescifrable. El segundo texto, era una escritura más sencilla pero igual de misteriosa llamada « egipcio demótico ». Pero el tercer texto, estaba en griego, lengua muy conocida por los estudiosos.

Jean François Champollion, un erudito francés, con la ayuda del griego pudo identificar palabras y frases en los otros dos textos. Al final descubrió el « alfabeto egipcio », y dió al mundo la clave para entender los misteriosos idiomas de los Faraones. Me puse a pensar. ¿No nos ha pasado algo parecido?

Dios, sería ese jeroglífico imposible de descifrar con nuestras aptitudes, y del cual cada uno hace sus especualciones. ¿Cómo es él?

Luego está, algo más sencillo el misterio del hombre, pero a su vez difícil de comprender. ¿Cómo debemos vivir?

Pero de pronto, aparece el « texto clave » que abre la comprensión: Jesús de Nazaret.

Gracias a lo que es y hace, al evangelio que vivió y transmitió, « el alfabeto divino » se puso a nuestro alcance. Como la Piedra Roseta, Jesús es la clave para saber cómo Dios debe ser pensado y creído. Y también es el que desvela el enigma de la existencia humana, de en qué consiste la Vida. En Jesucristo encontramos cómo es Dios y cómo debe ser el Hombre.

El evangelio según Juan nos indica algo parecido: « A Dios nadie le vió jamás; el Hijo unigénito que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer » (Jn 1,18)

Él lo ha « explicado », lo ha dado a conocer. El jeroglífico ha sido descifrado. No significa que lo sabemos todo de Dios, pero sí que a través de Jesús sabemos cómo es, y lo que no es. Ya no estamos perdidos en especulaciones, como aquellos sabios, sino que siguiendo a Jesús hemos aprendido « un nuevo alfabeto ».

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.