Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

Una espiritualidad abierta

 

Une spiritualité ouverte

 

Bruno Le Bastard

 

Évangile et liberté

mars 2013

 

21 marzo 2013

En la medida en que la espiritualidad está unida a la inspiración del Espíritu, es decir la vida según el Espíritu, podemos llamarla una vida espiritual. Puesto que « el Espíritu sopla donde quiere » (Jn 3,8), la vida espiritual no está reservada a los que escriben « Espíritu » con una E mayúscula. De tal manera que no siendo necesariamente algo único a la religiosidad cristiana, la vida espiritual está abierta a todos. La espiritualidad se define entonces de una manera más amplia como un proceso de integración de la existencia personal que llama a un trabajo de interiorización y de elaboración a partir de una búsqueda de sentido.

Así concebida, la espiritualidad en cuanto a búsqueda espiritual encuentra sus fuentes según cada caso, bien en un ámbito religioso, bien en un ámbito propiamente humano. Decir que la espiritualidad es una búsqueda viene a decir que no se considera como una adquisición, sino como una indagación indefinidamente abierta y conscerniente a la propia existencia.

¿Cómo acceder a ese ámbito de una espiritualidad abierta? Sin duda un distanciamiento será necesario de una religiosidad ya fijada de antemano. Se trata de comprometerse con una vía de profundización personal más allá del camino convencional. La religión ciertamente es un elemento necesario y estructurante, pero que no demanda ser necesariamente restrictivo, encerrado en una serie de repeticiones ya fijadas en dogmas o en formulaciones de antaño. ¿Acaso en su esencia la religión verdadera no es siempre un llamado a la apertura de espíritu?

¿Acaso la figura del Nazareno nos dice algo diferente de esa liberación no sólo posible sino necesaria con respecto a las tutelas que traban el espíritu? Si hubo un hombre que se liberó de las convenciones encerradas en ellas mismas y de los legalismos, ¿no fue él?

Ese Jesús no pertenece a nadie, es de todos. Y cuando Gandhi se refirió a ello, lo que hizo fue testificar de algo en términos de humanidad y de universalidad. Ecce homo ( he aquí el Hombre)

Traducción Julian Mellado


Vuestros comentarios y reacciones
Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.