Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

 


Dos principios

 

Julián Mellado

pastor protestante en Madrid

 

7 marzo 2013

El cristiano liberal, no admite que haya entre Dios y él ninguna mediación humana. Considera las doctrinas como ayudas siempre y cuando se mantenga su estatus como tal. Pueden corregirse y no tienen valor absoluto. Sino, sería una idolatría, elevar a nivel de Dios las doctrinas sobre él.
Aquí está en juego dos principios: el principio de la autoridad y el principio de la autenticidad.

El principio de la autoridad es la que tienen los católicos con su Magistrio y los evangélicos con la biblia y sus magisterios. La verdad es dada por autoridad y el creyente sólo tiene que obedecer.
El principio de la autenticidad es la de los cristianos humanistas y liberales. La verdad se basta a sí misma. El splendors veiritatis. Parte de Jesús mismo, cuando dice que el que quiera hacer la voluntad de Dios sabrá si su doctrina (que significa su práctica) es válida o no.

El liberal parte de su propia vida para discernir el misterio del hombre. ( como el humanismo) Ahí encuentra vestigios, rasgos imperfectos de Bondad. (una madre y su hijo, la amistad, el amor a la pareja, los actos altruistas etc...) Pero sabe que está mezclado con maldad también, (egoismo etc...) Por lo tanto ese bien se remite a un Bien Supremo. Desde ahí postula la idea del Dios Bueno, como dijo Jesús. Frente a la biblia, que no es autoridad para el liberal, (sí un referente de fe) lee los textos donde "Dios habla" y ordena o ejecuta masacres. El liberal, partiendo de la conciencia de bondad, pregunta si realmente es Dios quien está detrás de esas palabras.

¿Quién ejecutaría a su hijo convencido de que Dios se lo ordena? Como Abraham, oyendo una voz. Más bien habría que cuestionar esa voz, porque el principio de autencidad nos hace rechazarla. Para la época antigua ese texto señalaba el fin de los sacrificios humanos. ( ya sabemos cómo acaba el relato) En nuestro siglo XXI, ese texto es una monstruosidad, por el mero hecho de que Dios ordene ese sacrificio para que "él pueda saber si le amas o no". Desde el Sumo Bien, Dios, rechazamos cualquier "voz" que atente contra el ser humano.

¿No es eso antropología humanista? Para los cristianos liberales no lo es. Éste es el quid de la cuestión. El Bien no es un invento humano. Viene de Dios, que lo ha "repartido" en la conciencia de los hombres a lo largo de la historia. Por eso encontramos el Bien en los escritos de todas las grandes religiones, y de la ética fundamental que decía C.S Lewis en su libro « La Abolición del Hombre ». Así que ese "bien" humano capacita al hombre para reconcocer "las huellas de Dios".
Cuando decimos que para un liberal la autoridad final es su conciencia, nos estamos refiriendo a esto. (no a una conciencia autónoma)

Por lo tanto el "Dios" en el que creemos los liberales es universal. La fe está unido a la verdad que está relacionada con el Bien. La verdad es el Sumo Bien, osea Dios. Jesús de Nazaret encarnó ese Sumo Bien y nos mostró el camino a seguir. Además nos enseñó a llamar a Dios "Abba", fuente de toda compasión y bondad.

Pero el "Dios" de las creencias está identificado a una grupo concreto. Está acotado por los límites de un discurso dogmático.

Veamos algunas diferencias entre un cristiano liberal y un cristiano conservador.

El conservador tiene como meta ser cristiano como fin de su existencia.
El liberal tiene como fin ser hombre, y lo hace mediante su ser cristiano.
El conservador busca la salvación personal.
El liberal busca el Bien universal.

Lo que caracteriza la espiritualidad de un cristiano liberal es la idea de que es aquí y ahora que debemos encarnar ese Bien, lo que Jesús llamaba, " el reino de Dios", y no algo postmortem. El liberal cree en la gratuidad del Sumo Bien, o en otras palabras, en la gracia del Dios Bueno.

El bien, aún de una manera imperfecta, que se presenta en nuestras conciencias (compasión, libertad, justicia) es la verdadera "revelación" de Dios. Nos habla de su presencia, de cómo pensarlo y de cómo vivirlo.

 


Vuestros comentarios y reacciones
Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.