Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 

 

 

 

Un Dios sin fronteras

 

Laurent Gagnebin

 

 

Decir de Dios que es Espíritu, es afirmar un Dios sin fronteras, que a la vez que está siempre más-allá también está en nosotros ya que « sopla por donde quiere. »

 

8 de febrero de 2013

Decir de Dios que es Espíritu (Jn 4,24) es anunciar el universalismo divino ya que « el Espíritu sopla por donde quiere » (Jn 3,38). Porque Dios es Espíritu es que no puede estar encerrado en nuestras palabras, nuestras definiciones y nuestros dogmas. Su Espíritu trasciende no solamente las Iglesias, sino incluso la Biblia. No podemos identificar las Escrituras con la Palabra de Dios. Jacques Juillard tiene razón al escribir : « Me parece que ese Soplo y esa Voz (de Dios) sólo pueden sobrepasar las fronteras de ese libro ». (Dieu, une invention?, Van Dieren éditeur, 2011).
Sí, Dios es un Dios sin fronteras. Si el Espíritu, que designa a Dios, relativiza de esta manera lo que tenemos tendencia de absolutizar, eso nos recuerda que no podemos otorgar a ninguna persona humana (el papa) ni a escrituras humanas (la biblia) la menor infabilidad. Además de que de hacerlo, sería ceder a una tentación que pretende situar en nuestro poder al Espíritu divino, objetivizarlo, cosificarlo convirtiéndono en su dueño. Dios se nos escapa. Es libre. Cuando Auguste Sabatier (1839-1901) escribió Las religiones de autoridad y la religión el Espíritu, trata precisamente de esa tentación, sea católica sacralizando la Iglesia o protestante sacralizando la Biblia.

Una vez dicho esto, reconocer que Dios es Espíritu, es profesar la vez una religión de lo íntimo, de ese Dios « que está ahí en lo secreto » (Mt 6,6) : « ¿ Es que no sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros ? » (1 Co 3, 16). Maravillosa pregunta que abre al ser humano al dinamismo creador de Dios sin encerrarle en nuestras propias limitaciones. Hablar del Espíritu de Dios, es hablar de un Dios inesperado. Ese reconocimiento incluye también la idea de inspiración : « Respetemos, en cada hombre, poeta o no, ese momento reconocido como inspiración, donde dice más de lo que realmente sabe, donde realiza cosas más allá de lo que en verdad puede, cuando se convierte en más de lo que es. » ( Alexandre Vinet, 1797-1847)

Traducción: Julian Mellado

 


Vuestros comentarios y reacciones
Volver a "Textos en español"

 

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.