Protestants dans la Ville

Page d'accueil    Liens    

 

Gilles Castelnau

Images et spiritualité

Libres opinions

Spiritualité

Dialogue interreligieux

Hébreu biblique

Généalogie

 

Claudine Castelnau

Nouvelles

Articles

Émissions de radio

Généalogie

 

Libéralisme théologique

Des pasteurs

Des laïcs

 

Roger Parmentier

Articles

La Bible « actualisée »

 

Réseau libéral anglophone

Renseignements

John S. Spong

 

JULIAN MELLADO

Textos en español

Textes en français

 

Giacomo Tessaro

Testi italiani

Textes en français

 


 

 

Seamos humildes

 

 

Julian Mellado

 

28 de diciembre 2012

 

Hablamos mucho de Dios, quizás demasiado. La sensación que a veces transmitimos es que tenemos un saber infalible. Cuando ocurre algún evento bueno o malo, hay quien dice conocer cuál es el propósito de Dios en ello. Nos comunican las intenciones divinas y sus significados con una pretensión que a veces asusta. Sobretodo cuando hay desgracias siempre hay quien da « la explicación correcta » de cómo interpretar lo ocurrido. En la matanza de niños en EEUU, que tanto nos ha conmovido, hubo quien anunció que era un juicio de Dios, porque la legislación americana había prohibido la oración pública en los colegios. Si es así, tendríamos a Dios « ejecutando » niños porque se siente excluido de los colegios. ¿Qué pensaríamos de un ser humano con esos sentimientos? Claro está que no todos los cristianos darían su aprobación a semejante barbaridad. Digamos que es un caso extremo. Podemos referirnos también al caso contrario. Cuando todo sale bien, entonces es que estamos siendo « bendecidos », aunque a otra persona no le vaya tan bien. En una ocasión un ateo me dijo que no conocía a personas más egocéntricas que esos creyentes que se ven como « privilegiados ». La misma teología ha hablado de Dios de una manera desmesurada. Todo es explicable, todo encaja, todo se puede verbalizar. Y de esta manera Dios ha quedado definido, descrito, y al alcance del hombre. Ha dejado de ser el Inefable.

No somos conscientes de nuestras limitaciones. Que sólo podemos hablar desde nuestra humanidad, y por supuesto de una manera falible. Dios no puede quedar « encerrado » en las ideas que nos hacemos. Necesitamos, quizás, aprender una lección que nos legó el apóstol Pablo :

« Ahora, en efecto, nuestro saber es limitado, limitada nuestra capacidad de hablar en nombre de Dios » (1ª Co 13: 9 ).

Y esto lo dice el gran Apóstol de los gentiles. Y sigue diciendo :

« Ahora vemos confusamente... Ahora conozco de forma limitada... » (1ª Co 13: 12-13)

No se trata de no decir nada. El ser humano necesita hablar de su experiencia, sino Dios acaba deluyéndose en algo vago, sin contenido. Es bueno hablar, compartir, « decir » nuestra esperanza. Pero en el caso del cristiano su « hablar » está relacionado con su vivir. Otra vez Pablo lo deja claro :

« Si me falta el amor, no soy nada » ( 1ª Co 13: 2)

Nuestro modelo es Jesús de Nazaret. Nunca dió un discurso para demostrar de la existencia de Dios. Lo que hizo fue más contundente : Lo mostró.

¿Cómo lo hizo? Mediante su manera de ser, de vivir, de acercarse a los demás, tomando la condición de siervo, como diría el apóstol.

Este es el gran desafío, mostrar lo que Dios es para nosotros, lo que significa en nuestra vidas. No es un llamado a "un saber infalible", sino a "ser" con todas nuestras limitaciones. Mostrar lo que ese Amor puede realizar en personas como nosotros. Provocar una sed para que los hombres acaben preguntando por la Fuente. Dejemos que Dios sea el Inefable, hablemos de nuestra experiencia siendo conscientes de nuestra imperfección, sin creernos mejores que nadie, aceptando nuestra ignorancia... seamos humildes.

 

 

 

Vuestros reacciones
Volver a "Textos en español"

haut de la page

 

 

Les internautes qui souhaitent être directement informés des nouveautés publiées sur ce site
peuvent envoyer un e-mail à l'adresse que voici : Gilles Castelnau
Ils recevront alors, deux fois par mois, le lien « nouveautés »
Ce service est gratuit. Les adresses e-mail ne seront jamais communiquées à quiconque.